Cita previa   609249360
    Sígueme en

Inteligencia Emocional

Desde que el psicólogo estadounidense, Daniel Goleman, difundiera el término “Inteligencia Emocional” en los ’90, se han realizado cientos de estudios en los que se demuestra ampliamente los beneficios de desarrollar esta capacidad humana y de aprender a gestionar nuestras emociones.

Además, se ha podido explicar cómo intervienen las emociones en procesos mentales (como la toma de decisiones, por ejemplo) y las estructuras cerebrales y las sustancias neuroquímicas implicadas en ellos.

Pero antes de explicarte cómo trabajo con la Inteligencia Emocional, me gustaría explicarte un poco en qué consiste, por si todavía no sabes qué es. Así que empezaré por el principio, analizando etimológicamente este concepto:

  • INTELIGENCIA Viene del latín “intellegere“, palabra formada de inter (entre) y legere (leer, escoger): por lo que inteligente es quien sabe escoger. Y tiene mucho sentido, pues la inteligencia te permite elegir las mejores opciones para resolver una cuestión.
  • EMOCIÓN Viene del latín “motere” (moverse), usado para hacer referencia a la acción de acercarnos o alejarnos. La emoción es una tendencia a actuar y se activa con frecuencia por alguna de nuestras impresiones grabadas en el cerebro o por medio de pensamientos, provocando un determinado estado fisiológico en el cuerpo humano.

Es decir, se entiende por Inteligencia Emocional el conjunto de talentos o capacidades organizadas en cuatro dominios: capacidad para percibir las emociones de forma precisa, capacidad para aplicar las emociones como facilitadoras del pensamiento y del razonamiento, capacidad para comprender las propias emociones y las de la otra persona, y capacidad para controlar las propias emociones.

Como habrás podido comprobar en estas líneas, una de las conclusiones principales de los estudios que te comentaba al principio es que es imposible separar las emociones de los pensamientos.

¿Qué beneficios puedes obtener al desarrollar tu inteligencia emocional? Serás capaz de sentir todas tus emociones y percibir las emociones de otras personas; podrás entenderlas; aprenderás a controlarlas; y serás capaz de modificarlas. Sí, incluso las de otras personas.

Por otro lado, ni que decir tiene que el concepto de inteligencia emocional va íntimamente relacionado al concepto de autoestima: lo cual quiere decir que, al desarrollar tu inteligencia emocional, mejorarás la valoración de tu autoimagen (cómo eres por fuera) y de tu autoconcepto (cómo eres por dentro), aumentando tu seguridad y tu confianza en ti misma. Pero la consecuencia más importante es que te amarás incondicionalmente.

Si deseas comenzar a trabajar tu inteligencia emocional para disfrutar de todos estos beneficios, no dudes en contactar conmigo a través del formulario de contacto.

¿Quieres suscribirte a mis novedades?

Me encantaría que formaras parte de mi pequeña gran familia. Por eso, si te suscribes, tengo un regalo para ti: mi programa completo de entrenamiento “10 ejercicios para mejorar tu autoestima”.

Mi cuenta de Instagram

Sígueme en mi Página de Facebook